Sagrada Familia antecedentes de la construcción y colocación de la primera piedra.

Sagrada Familia antecedentes de la construcción y la ceremonia de colocación de la primera piedra.
Cuando el librero y editor Barcelona, Josep Maria Bocabella, compró los terrenos para levantar una iglesia, poco imaginaba que ésta se convertiría en una de las obras arquitectónicas más admiradas de todos los tiempos, visitada cada año por casi tres millones de personas.
Sagrada Familia antecedentes de la construcción: Bocabella había fundado en 1866, la Asociación Espiritual de Devotos de San José, una entidad privada dedicada a promover el culto al Santo en la ciudad de Barcelona mediante la construcción de una iglesia dedicada a la Sagrada Familia.Gracias a la condición de “expiatorio” que se había otorgado al futuro templo, la Asociación había ido recogiendo donativos de particulares: dinero, joyas y objetos de valor como unas horquillas de plata. El capital reunido a lo largo de 15 años hizo posible que la Asociación, presidida por el mismo Bocabella, comprara en la barriada del Poblet, en el término de Sant Martí de Provençals, un terreno limitado por cuatro calles del incipiente Ensanche barcelonés. El solar, alejado entonces del centro de la ciudad, costó 34.000 duros, unas 170.000 pesetas de la época, que hoy en día equivaldría a un millón y medio de euros.
Sagrada familia Antonio Gaudi
La ceremonia inaugural del la Sagrada Familia:
La colocación de la primera piedra se celebró la tarde del domingo 19 de marzo de 1882, día de San José, en un solemne y protocolario acto que contó con la asistencia de las principales autoridades de la ciudad y de una nutrida concurrencia de público, la mayoría vecinos de la zona.
Al día siguiente aparecía en el Diario de Barcelona una noticia de sólo tres líneas y dos días más tarde, a página entera, la crónica. Es en el boletín “El propagador de la devoción a San José”, del mes de abril donde se relató el acto en un extenso reportaje, que hemos resumido en estas páginas.
Anfitriones y asistentes a la sagrada familia El día antes, miembros de la Asociación Josefina repartieron “papeletas de invitación al acto de la sagrada familia” entre los fieles que asistieron a los oficios de todas las parroquias barcelonesas. Exceptuando las autoridades, no había lista de invitados, ni había de confirmarse la asistencia: todo aquel que quisiera ir, estaba invitado.
A las 17’15h, precedida por dos miembros de la guardia municipal a caballo vestidos con uniforme de gran gala, llegó la comitiva oficial al lugar de la sagrada familia, que estaba formada por las autoridades eclesiásticas, militares y civiles de la ciudad y del Principado.
El promotor y el autor del proyecto de la sagrada familia, Josep Maria Bocabella y Francesc de Paula del Villar, recibieron a las personalidades y las acompañaron a los respectivos lugares reservados, mientras el Regimiento de Ingenieros tocaba la Marcha de Infantes, “que corresponde a la categoría de algunas de las personas recién llegadas, según marca la etiqueta”.
Antecedentes de construcción de Sagrada Familia
Los límites de la isla donde se había de levantar el Templo de la sagrada familia, situada entre las calles Mallorca, Cerdeña, Provenza y Marina, se habían señalado con palos coronados por banderas y oriflamas. En el lugar reservado en el ábside se dispuso un entarimado de madera de grandes dimensiones adornado con telas y drapeados y, en el centro, un altar cubierto con dosel donde había una cruz de madera y una escultura que representaba la huida a Egipto.En el suelo, al lado, una polea decorada con flores y banderitas sujetaba la primera piedra a punto para ser bajada. Enfrente, se dispusieron los “asientos de preferencia para las distinguidas personas”. El resto de asistentes, permaneció de pie en el interior del recinto durante toda la ceremonia.
Colocación de la primera piedra en el lugar donde se encuentra la Sagrada Familia:
El Obispo diocesano, Josep M ª de Urquinaona, asistido por otros obispos, párrocos y sacerdotes, comenzó el acto rociando con el agua bendita la piedra y el perímetro del futuro Templo mientras el coro recitaba el salmo 83 “Quam dilectos Tabernáculo”, seguido de una salva de artillería. A continuación, el Obispo grabó con un punzón una cruz en cada una de las caras de la piedra.
En una botella de vidrio se guardaron monedas de curso corriente, la medalla conmemorativa del acto y una copia del acta notarial firmada por las autoridades y los representantes de las corporaciones civiles y religiosas. Una vez sellada la botella con lacre, fue depositada en un agujero hecho en medio de la piedra.
A ritmo de la Marcha Real, se empezó a bajarla lentamente mientras los asistentes recitaban un salmo y el Miserere. A continuación, el Obispo agradeció al público su presencia, reiteró la importancia de las donaciones económicas que permitirían levantar esa obra magna, y transmitió la bendición del Papa León XIII.
Una vez encajada la piedra, se disparó una segunda salva de artillería, y se dio por terminado ese acto “solemne y edificante” a las 7 de la tarde.
Firma del Acta Sagrada familia: Las autoridades asistentes y firmantes del acta fueron:
José Urquinaona, Obispo de Barcelona; Pedro de Cuenca, Mariscal de Campo del Ejército en representación del Capitán General del Principado; Victor López, presidente de la Audiencia de Barcelona; Juan M. Illescas, Comandante de la Marina; Antonio Michel, segundo teniente de Alcalde, en representación del Consistorio barcelonés; Josep Morgades, Obispo de Vic; Francisco Redondo, párroco de Sant Martí de Provençals y Joan Masferrer, rector de la parroquia de Belén, en representación de todas las parroquias de la ciudad; Antonio de Saladrigas, maestro de ceremonias; Elies Rogent, director de la Escuela de Arquitectura; Francisco de P. del Villar, arquitecto de la Sagrada Familia; Josep Maria Bocabella, promotor de la obra; Manel de Dalmases, en nombre de la Asociación de Devotos de San José; Luis de Cuenca, representante de la Asociación de Católicos; y los vecinos del futuro Templo, Felipe de Hita y Felipe García, en representación de los ciudadanos barceloneses.

Imagen verdadera de Antonio gaudi

Cambio de arquitecto y de proyecto ( sagrada familia ) Un año después, el arquitecto Del Villar dimitió por desavenencias con los promotores del Templo. A partir del 3 de noviembre de 1883, un joven y casi desconocido Antoni Gaudí, se hizo cargo de la dirección de las obras y sustituyó el proyecto neogótico por uno muy personal que es lo que hoy día conocemos.

Fue tanta su implicación en la construcción del templo de la Sagrada familia que dedicó más de 40 años de su vida a realizar una obra ambiciosa, universal y única. Desde 1914 y hasta el día de su muerte, acaecida accidentalmente el 10 de julio de 1926, se dedicó a ella en exclusiva.
Con el paso del tiempo y las continuas obras desde 1882, hoy en día se desconoce la ubicación exacta de la primera piedra, pero los miles de visitantes anuales que recibe el Templo y las numerosas aportaciones económicas continúan ayudando a que el proyecto de ese librero barcelonés, devoto de San José, se lleve a cabo un día no muy lejano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *