Museo Nacional de Bellas Artes de Québec Canadá

El nuevo edificio para el Museo Nacional de Bellas Artes de Québec, es el cuarto edificio del museo, interconectados actualmente de manera dispar en un sitio cada vez más complejo, es una adición sutil y ambiciosa, aunque cautelosa, en lugar de una imposición icónica, que crea a su vez nuevos vínculos entre el parque y la ciudad y le otorga una renovada coherencia al MNBAQ.
Fachada Museo Nacional de Bellas Artes de Québec
El complejo y sensible contexto del nuevo edificio define las cuestiones centrales del diseño: ¿Cómo extender el Parc des Champs-de-Bataille y lograr que, al mismo tiempo, invite a la ciudad a recorrerlo? ¿Cómo respetar y preservar la iglesia de St-Dominique creando al mismo tiempo una presencia persuasiva en la Grande-Allee? ¿Cómo clarificar la organización del museo y a la vez aumentar su escala?
Maqueta Museo Nacional de Bellas Artes de Québec Canadá
La solución fue apilar las nuevas galerías requeridas en tres volúmenes de tamaño decreciente -exposiciones de vivienda contemporánea (50m x 50m), la colección permanente contemporánea (45m x 35m) y la de diseño con la exhibición Inuit (42.5m x 25m)- para crear una cascada ascendente desde el parque hacia la ciudad. La propuesta pretende entrelazar la ciudad, el parque y el museo, y al mismo tiempo convertirse en una extensión de estos tres espacios.
Mientras las salas decrecen hacia abajo en la sección del edificio, las galería de exposición enmarcan el actual patio del claustro de la iglesia y orientan el edificio hacia el parque. El parque se derrama en el museo -a través de claraboyas y ventanas cuidadosamente ubicadas- y el museo en el parque -al extender las exposiciones en las terrazas-.

La ampliación genera un Gran Hall de 14 metros de altura, protegido bajo un imponente voladizo. El Gran Hall sirve como espacio de transición con la Grande-Allee -una plaza urbana para las funciones públicas del museo- y, a través de una serie de puertas, da acceso a las galerías, al patio y al auditorio.
El nuevo edificio ofrece muy diferentes recorridos y experiencias: Como complemento de los tranquilos espacios de exposición que permiten la reflexión, una suma de programas -vestíbulos, salones, tiendas, puentes y jardines- a lo largo del perímetro del museo permiten el desarrollo de otras actividades vinculadas al arte y a los paseos públicos. A lo largo de su recorrido, estudiadas vistas al exterior vuelven a conectar al visitante con el parque, la ciudad, y el resto del museo.

En el diseño dentro de las cajas, los entrepisos vinculan visualmente los espacios de exposición temporal y permanente. En la parte superior de cada uno de las salas, las terrazas ofrecen un espacio para la instalación de exhibiciones al aire libre y otras actividades. Alrededor de las claraboyas se alternan bandas de pavimento y decks de madera para las actividades públicas y las exposiciones.

Museo Nacional de Bellas Artes de Québec Canadá

El nuevo edificio se conecta con el Pabellón Charles-Baillairgé, una antigua prisión de 1867, a través de un túnel que sube 8,2m en sus 55 metros de longitud. Aunque al principio la extensión del túnel y la pendiente podrían haberse considerado un obstáculo difícil de superar, de hecho crean una sorprendente combinación de espacios de exposición que llevan al visitante, casi casualmente, hacia las otras áreas del complejo del museo.

FICHA TÉCNICA
Altura: 21 m, 4 plantas (3 por encima del nivel)
Gran Salón, voladizo: 20 m
Altura libre en el Gran Salón: 12,5 m
Altura libre dentro de las galerías de exposiciones de arte contemporáneo: 6 m
Altura libre dentro de las galerías de exposición permanente: 5,5 m


Interior Museo Nacional de Bellas Artes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *