La historia de la Catedral de Santiago de Compostela

CATEDRAL SANTIAGO DE COMPOSTELA HISTORIA

Los orígenes de la Catedral de Santiago de Compostela se remontan al descubrimiento del Sepulcro del Apóstol a comienzos del siglo IX durante el reinado de Alfonso II El Casto, que había sido avisado por el Obispo Teodomiro de la aparición del sepulcro. Este rey asturiano, tras venir a comprobar de la veracidad de tal afirmación, mandó construir un pequeño santuario.

A finales de ese siglo, su sucesor Alfonso III El Magno, lo sustituyó por una basílica de tres naves, para lo cual se trajeron, por vía marítima, los mármoles necesarios. Después de las incursiones normandas y árabes, estas lideradas por Almanzor que destruye completamente la basílica llevándose sus campanas a hombros de esclavos hasta Córdoba.

En la segunda mitad del siglo XI, la iglesia construida por el Obispo San Pedro de Mezonzo, sobre las ruinas de la basílica de Alfonso III, destruida por Almanzor, resultaba insuficiente.

 

La historia de la Catedral de Santiago de Compostela
El prelado Don Diego Peláez acometió la empresa gigantesca de levantar una catedral que fuese digna del renombre de que ya la ciudad jacobea gozaba en toda la Cristiandad.
Los recursos eran suficientes, pues la afluencia de limosnas de toda Europa era enorme y la iglesia de Santiago tenía el privilegio de acuñar moneda.
La Catedral de Santiago de Compostela a partir de esas fechas y durante 150 años, la construcción irá sufriendo continuas alteraciones y añadidos, con la intervención de los mejores arquitectos de la época.

Fachada de la catedral de Santiago de Compostela

En tiempos del Arzobispo Gelmirez se acomete el final de la obra con la incorporación del claustro y el remate de las naves de la catedral, dirigidas por los maestros Esteban y Bernardo el Joven.
En el Siglo XVIII será reformada la antigua fachada del edificio diseñada por el Maestro Mateo, para dar paso a la actual fachada del Obradoiro, del arquitecto Fernando de Casas Novoa, obra cumbre barroca.

fuente: catedraldesantiago.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *