La arquitectura y el arte de vanguardia soviético

La arquitectura y el arte de vanguardia soviético estará en CaixaForum de Barcelona, una exposición que lleva por título ‘Construir la Revolución. Arte y arquitectura en Rusia‘ y que muestra un período artístico comprendido entre 1915 y 1935.

arquitectura-y-el-arte-vanguardia-soviético

 

El Estado soviético surgido de la Revolución Rusa de 1917 promovió un nuevo lenguaje visual para construir una nueva sociedad dentro del ideal socialista.
La exposición es la muestra, que pone en evidencia  uno de los períodos más excepcionales de la historia de la arquitectura y de las artes visuales con artistas como Popova, Ródchenko, Malévich y arquitectos como Mélnikov, Guínzburg, Vesnín, consta de unas 230 obras entre maquetas, obras plásticas y fotografías.
La Royal Academy of Arts de Londres ha sido la encargada de organizar esta exposición, con la colaboración de la Fundación La Caixa y la Colección Costakis del SMCA de Tesalónica, que forma parte del Año Dual 2011 de España en Rusia y de Rusia en España.

arquitectura-en-Rusia 

Se trata de una muestra itinerante ya que, aunque hasta el día 17 de abril se podrá visitar en Barcelona, desde finales de mayo y hasta el 18 de septiembre estará en CaixaForum de Madrid y viajará a la Royal Academy of Arts de Londres desde octubre hasta enero de 2012.

“Construir la Revolución” recoge, por un lado, una colección de fotografías de los años 20 y 30 procedentes del Museo Estatal de Arquitectura Schúsev de Moscú, institución que reúne los archivos de la antigua Academia Soviética de Arquitectura.

Colección Costakis del Museo Estatal de Arte de Tesalónica En segundo lugar, muestra dibujos, maquetas y pinturas de artistas y arquitectos de la Colección Costakis del Museo Estatal de Arte de Tesalónica (Grecia), obras que fueron recuperadas en una época en que la arquitectura de vanguardia fue proscrita en la URSS y que se salvaron de la desaparición.

arquitectura-en-Rusia-exposicion 

Arquitectura en Moscú La exposición se complementa con otras tres maquetas a gran escala, dos de ellas referentes al club de trabajadores Rusakov y la casa de Mélnikov, ambos edificios situados en Moscú obra del arquitecto Konstantín Mélnikov.

Una tercera maqueta reproduce la Torre Tatlin, el Monumento a la III Internacional, en una reconstrucción de 2001 procedente de un museo de Hamburgo.

“La exhibición bebe de tres fuentes principales”, ha explicado la co-comisaria de la exposición MaryAnne Stevens, el museo de Tesalónica, el Museo de Arquitectura de Moscú y las fotos de Richard Pare en las que se muestra el estado actual de los edificios de la vanguardia soviética.
El fotógrafo Parey colaborador de la exposición, ha explicado que mediante sus fotografías ha pretendido dar a los rusos el homenaje que se merecen y ha relatado las dificultades para acceder a los inmuebles que todavía están prestando un servicio público.

La-arquitectura -y-arte-de-vanguardia-soviético 

El nuevo Estado requería nuevos tipos de edificios, desde casas-comuna, clubes y equipamientos deportivos para el proletariado victorioso, hasta fábricas y centrales eléctricas para hacer frente a los ambiciosos planes de industrialización, o centros de operaciones para la promulgación de políticas estatales y la difusión de propaganda, entre los que ha destacado el Mausoleo de Lenin.
En el recorrido expositivo se pueden descubrir obras de artistas del movimiento constructivista, como Liubov Popova, Alexandr Ródchenko o Kazimir Malévich, y arquitectos rusos como Konstantin Mélnikov, Moisei Guinzburg o Alexandr Vesnín, y europeos como Le Corbusier y Mendelsohn.

La muestra cuenta también con fotografías de la época que salen por primera vez de los archivos de Moscú, una pequeña parte de un archivo compuesto por más de 600.000 imágenes.
“Con la institucionalización del denominado realismo socialista como tendencia oficial del nuevo régimen estalinista -prosigue Stevens-, estos artistas fueron considerados ‘indeseables’ y sus obras se enviaron a las provincias”.

El toque nostálgico ha venido desde Rusia, de la mano de una colaboradora del Museo Estatal de Arquitectura Schúsev de Moscú, que ha lamentado que las autoridades no valoren este arte y pretendan destruirlo para construir rascacielos de oficinas en esos emplazamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *